La penicilina, Beatriz Burgos Bogatu 3ºA


La penicilina es un antibiótico (del grupo de los betalactámicos) que se emplea el el tratamiento y la curación de infecciones que son provocadas por diferentes bacterias. Hay varios tipos de penicilinas, pero la gran mayoría son derivadas del ácido 6- aminopenicilánico. Pero el primer antibiótico que se utilizó en la medicina fue la penicilina G.

Siempre se ha dicho que el descubridor de la penicilina fue Alexander Fleming, pero en realidad hay mucha más historia que eso. Fleming fue el que se la encontró, fueron un grupo de investigadores de la universidad de Oxford quienes retomaron el hallazgo de Fleming cuando este se dio por vencido y descubrieron sus posibilidades terapéuticas.

Fleming tenía siete años cuando su padre murió, al hacerse más mayor su tío le pago los estudios de medicina con la herencia que le dejo. Después de trabajar unos años en Londres consiguió la plaza de profesor y después fue a los hospitales de campaña del frente de Francia durante la I Guerra Mundial. Durante la guerra vio con horror la cantidad de soldados que morían gracias a los antisépticos que les ponían, que les hacían más daño que las propias infecciones.

Cuando todo esto había pasado, volvió donde estaba antes e hizo su primer gran descubrimiento, la lisozoma (es una enzima presente en muchas secreciones, incluyendo la saliva, las lágrimas, etc, que destruyen las paredes de muchos microorganismos). Hay que decir que Fleming tenía muy buena fama de investigados lo acababan de nombrar catedrático de Bacteriología.

Un día estaba con un amigo en su casa, Merlin Pryce, y este estaba haciendo un experimento de una placas el cual tenía que ver con la lisozoma, y estaba desechando las placas que estaban estropeadas. El amigo empezó a cotillearlas y al hacerlo los dos vieron algo llamativo en ellas, al alrededor del hongo que había ya no estaban las bacterias, a diferencia de al principio. Esa placa esta en el British Museum. Poco después de eso, Fleming determino que aquel hongo estaba produciendo una sustancia a la que llamo de varias formas diferentes según el paso del tiempo, primero “jugo del moho”, después “el inhibidor” y por último “penicilina”, como actualmente la conocemos. Aquel hongo sería el que pararía el aumento o crecimiento de muchas bacterias, incluida una de las más peligrosas de aquella época, el estafilococo. Fleming al no saber nada sobre química no sabía muy bien por donde empezar, pero contó con dos ayudantes que tenían más experiencia en aquello que él. Intentando todo lo posible, no fueron capaces de estabilizar la penicilina por lo que no podía probarla con animales ni llegaban a tener la cantidades necesarias. Otro de los grandes problemas es que no llegaban a purificarla para que pudiera ser segura en los pacientes. Por lo que Fleming terminó dejando este experimento. 10 años después de el descubrimiento un grupo de personas de la Universidad de Oxford empezaron a trabajar con este hongo y pudieron resolver uno de los problemas. El principal hombre de este grupo era Howard Florey, un patólogo australiano con 6 ayudantes. Entre ellos estaba Ernst Chain, un bioquímico judeoalemán que al llegar los nazis al poder, huyó ha Inglaterra.

Este grupo al principio tuvo poco dinero al empezar hasta que poco después la Fundación Rockfeller les dio cinco mil dólares para un año. Lo normal era recibir financiación para tres años, pero Inglaterra iba perdiendo la guerra y en ese momento la gente no le dio mucha importancia a esta investigación.

La II Guerra Mundial había empezado y comenzaba a haber desastres. Cada vez que pasaba el tiempo más seguros estaban de que la penicilina sería capaz de curar vidas. Por lo que comenzaron las pruebas con animales el 25 de Mayo de 1940. Las pruebas se hicieron con ratones, hubo que matar a mucho ratones para dar con la formula perfecta. En ese mismo instante había empezado una nueva era. Las pruebas que hicieron fueron las siguientes, pusieron a cincuenta ratones las bacterias de los estreptococos y a veinticinco de ellos les inyectaron la penicilina. Días después se dieron cuenta de que a los veinticinco que les habían puesto la penicilina estaban vivos y los otros veinticinco muertos. En ese momento Florey dijo una cosa: “Nos dimos cuenta de que la penicilina podría jugar un papel vital en la guerra”. Otra de las cosas que dijo en ese momento Florey fue que: “ Tratar y curar infecciones en un ratón es una cosa, pero los humanos son unas 3000 veces más grandes y necesitarán 3000 veces más penicilina”.

El primer paciente que recibieron fue Albert Alexander que ingresó en el hospital porque en diciembre de ese mismo año se araño la boca mientras estaba oliendo una rosa (hay otras versiones). La infección poco tardo en extendersele por toda la cara, hasta tuvieron que extirparle un ojo. La infección llego hasta los pulmones. A pesar del estado en el que estaba, al día siguiente de inyectarle la penicilina, se encontró mejor. Siguió inyectandole los siguientes tres días, pero al llegar al quinto día habían terminado con toda la penicilina que habían purificado en casi todo un año. Tuvieron que recuperar algo de ella de la orina del enfermo, pero Albert Alexander termino muriendo.

Y esta es la historia del descubrimiento de la penicilina y de el primer paciente al que se la inyectaron.

Actualmente la penicilina se sigue utilizando, y hasta puede que haya aumentado algo más su uso, especialmente en el ámbito pediátrico. Se suele usar en las siguientes enfermedades: endocarditis, faringitis, etc.

Un dato curioso es que aproximadamente un 10% de la población es alérgica a la penicilina y el 90% de la población no. La mayoría de personas a medida que pasa el tiempo (los años) dejan de ser alérgicos a la penicilina.

Webgrafia

https://es.wikipedia.org/wiki/Penicilina

https://elpais.com/elpais/2016/11/04/ciencia/1478255667_207238.html

https://www.jotdown.es/2016/10/la-verdadera-historia-la-penicilina/

https://www.aaaai.org/conditions-and-treatments/library/allergy-library/sp-penicillin-allergy-faq

http://www.esferasalud.com/antimicrobianos-2/antibioticos-antimicrobianos-2/penicilina

Esta entrada fue publicada en 12. La salud y la enfermedad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s