LA CELIAQUÍA


La enfermedad celiaca es una intolerancia al gluten que provoca, en personas genéticamente predispuestas, una lesión inflamatoria de la mucosa del intestino delgado.

El gluten es un conjunto de proteínas que se encuentra en los cereales: trigo, centeno, cebada, triticale (híbrido de trigo y centeno), espelta y Kamet (híbridos del trigo). Si lavamos la harina de trigo, el gluten es la masa viscosa elástica y no soluble que queda, y que representa aproximadamente el 10% del peso total de la harina. Para extraer el gluten del resto de los cereales, el proceso es más complicado.

Las presentaciones de la enfermedad son múltiples y muy variadas. Como verás en el apartado “síntomas”, la celiaquía presenta reacciones similares a las de otras enfermedades, por lo que es difícil diagnosticarla.  Se requieren de analíticas de sangre identificar la enfermedad.

La celiaquía no parece una enfermedad genética, ya que no responde a ninguna anomalía conocida de los genes. En cambio, sí se trata de una enfermedad que afecta a personas con unas características genéticas comunes.

Hoy en día se puede afirmar que la celiaquía es la alteración crónica tratable más frecuente entre la población.

Los estudios de prevalencia más recientes, realizados en la población general pediátrica y escolar europea y estadounidense, revelan que, cada cien personas, una es celiaca.

SINTOMAS

Hoy en día, los síntomas más comunes son inflamación de tripa y paro del crecimiento, pero también hay otros muchos síntomas. Los más destacables (a parte de los ya nombrados) son:

Infancia Adolescencia Adulto
Vómitos

Diarreas fétidas, abundantes y grasosas.

Náuseas

Anorexia

Astenia

Irritabilidad

Pelo frágil

Distensión abdominal

Hipotrofia muscular

Fallo de crecimiento

Introversión

Dependencia

Leucopenia, coagulopatías,

Trombocitosis

Defectos del esmalte dental

Retraso pondoestatural

Dislexia, autismo, hiperactividad.

Anemia ferropénica

Dolor abdominal

Diarrea malabsortiva

Estreñimiento, meteorismo.

Hepatitis

Estomatitis aftosa

Queilitis angular

Dermatitis atópica

Cefaleas, epilepsia

Estatura corta

Retraso puberal

Menarquía tardía

Artritis crónica juvenil

Frecuentemente asintomática.

Diarrea malabsortiva

Apatía

Irritabilidad

Depresión

Astenia

Inapetencia

Pérdida de peso

Dermatitis herpetiforma

Anemia ferropénica

Osteoporosis, fracturas

Artritis, artralgias.

Colon irritable, estreñimiento.

Abortos, infertilidad, menopausia precoz, recién nacidos con bajo peso.

Epilepsia, ataxia, neuropatías periféricas

Cáncer digestivo

Hipertransaminea.

 

TRATAMIENTO

La enfermedad celíaca no se cura. Así pues, hay que llevar a cabo una dieta sin gluten que tiene durar toda la vida.

En la actualidad los empresarios están obligados a recoger en el etiquetado si un producto contiene un cereal con gluten, independientemente de su cantidad o concentración.

Se considera básico contactar con las Asociaciones de Celíacos, las cuales se encargar de distribuir la “lista de alimentos aptos para celíacos”. Que elabora y actualiza la FACE anualmente.

A las personas celiacas que se les acaba de identificar la enfermedad se les realiza cada 3 o 6 meses una analítica de sangre para controlarla.

Cuando el intestino se ha recuperado (debido a que durante la ingesta de gluten este se daña) se realiza una analítica de sangre cada 1 o 2 años.

 

ETIQUETADO DE PRODUCTOS

En la actualidad podemos encontrar en el mercado una amplia variedad de productos especiales “sin gluten” que sustituyen a aquellos elaborados a partir del trigo, cebada, centeno y avena.

Estos productos se pueden identificar con distintos símbolo:

  • Controlado por la FACE. (Federación de Asociaciones de Celíacos de España).foto
  • Espiga barrada.

 

 

 

 

 

 

 

¿QUÉ CONSECUENCIAS PUEDE TENER LA ENFERMEDAD NO TRATADA?

Los posibles efectos de la celiaquía no tratada son muchos y variados. Uno de ellos es la estimulación permanente del sistema inmunitario. Este hecho aumenta el riesgo de activar alteraciones autoinmunitarias como la diabetes dependiente de insulina, la artritis, la tiroiditis, etc.

 

Debido a que la celiaquía provoca una malabsorción de nutrientes, se corre el riesgo de sufrir anemia por falta de hierro, descalcificación de los huesos manifestada a través de dolores óseos, aumento de fracturas o alteraciones del esmalte dental. Además, la malabsorción de alimentos también puede causar una baja estatura.

 

Por último, se ha descrito alteraciones como calcificaciones cerebrales, trastornos de conducta, problemas de fertilidad, aftas bucales de repetición, etc., en las que resulta más difícil detectar su asociación con la celiaquía

WEBGRAFÍA

https://es.wikipedia.org/wiki/Celiaqu%C3%ADa

BIBLIOGRAFÍA

– Cuaderno de la celiaquía

– La enfermedad celiaca: paso a paso

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 02. Alimentación y salud, 03. El aparato digestivo y la digestión, 12. La salud y la enfermedad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s